miércoles, 14 de enero de 2015

Réquiem de las flores



 

Donde yace tu cuerpo
han crecido flores
flores   de par en par abiertas
como tu carne
ya podrida
ya a jirones

Si he de guiarme por el aroma
donde estás debes ser más feliz
y si no
las capas de tierra que nos separan
me ocultarán tan terrible secreto
seguiré ignorante   ajena   pueril

te imagino corriendo en praderas eternas
sin noción alguna de espacio o tiempo
sin necesidad de nada, más que de mí
pero con calma y sin prisa
pues sabes que ya llego
que no me olvido de ti.

Casi quiero
enloquecer y levantar con mis manos
a puñados
ese techo marrón
jugar con tu esqueleto blanco
como si fuese una maqueta
una réplica macabra
de lo que fue un día mi amor

quiero apartar los gusanos, las larvas
recuperarte de la tierra, de la naturaleza
a la que te devolví, resignada

pero todavía mi cordón de plata me ata
a la sensatez
al ser discreto
aunque el jardín que hay en tu tumba hoy me susurre
«no ha sido tan malo, te lo prometo».


No hay comentarios:

Publicar un comentario