sábado, 23 de noviembre de 2013

La poterie.


Que la cuenca de tu ombligo sea el torno
y mis dedos, deslizándose, arcilla
quiero ser alfarero
sobre ese cráter 
modelarme, como mantequilla.

Que mi corazón sea un géiser
bombeando agua caliente
haciendo maleable este cuerpo
para tus manos pacientes.

Que me hagas como quieras
que me vistas
me desvistas
improvises formas extrañas
limes todas mis aristas
quiero tus dedos, artistas
haciéndome nudos y marañas.

Que la mañana llegue y sea nuestra
y me despierte, desconocida
sobre tu cama, encogida
siendo tu obra maestra.
 

domingo, 10 de noviembre de 2013

Skinny love.

 

Tú has cambiado mi concepción de la belleza
has tumbado todos los cánones
roto todos los mármoles
de las estatuas griegas.

Tú eres la diferencia
una divinidad furtiva, pero palpable
una constante, una autopista, 
la herencia de algun dios,
imponderable.

El calor de tu cuerpo
en la incandescencia del mío
al rojo vivo,
extasiado,
fúlgido.

Profesora de las cosas
incomprensibles por naturaleza,
a mí me has hecho entender
con esta máquina fatua
que tengo entre las orejas,
me has quitado la venda
las legañas
las gafas que son sólo
para ver de cerca.

Los metros bailan contigo
las básculas no calculan
los espejos te adulan
adorando tu ectomorfismo.

¡Eres un Guggenheim, un Pompidou!
algo modélico aunque atípico
un espectáculo para los críticos
un desfase del espacio-tiempo.

Tú.
Eres un croquis nuevo en mis sienes
el alma de las cosas
que antes no percibía
y que tú tienes.
Eres el despertar de un anestésico
de ideas preconcebidas
de heridas
que solo se llevan por dentro.

Tú.
Que tienes un final y un comienzo
no cabes en este lienzo
donde quiero pintar tu valía.
El simbolismo de tus líneas rectas
tus caminos sin baches
la avidez, la sed
de mis labios al mirarte.
  
Tú.
Has hecho visible lo invisible.
Has cambiado mi concepción de la belleza
y ahora no tengo claro
que otra me sea perceptible.



 



jueves, 10 de octubre de 2013

Dibújame, que llego tarde a trabajar.

 

«Me inventas si me piensas:
rubia o morena,
casta o promiscua,
cosiéndome un disfraz sin agujas. 
Son pintura y pinceles
tu saliva y tus dedos,
y yo ni existo ni soy
hasta que tú me dibujas».

domingo, 8 de septiembre de 2013

Keep me awake.

 
 
Llena de estruendo la nana
que me cantan las voces de mi cabeza
que navega en un mar tranquilo
que se asemeja
a las aguas diáfanas del vientre de una madre.
 
Que mis versos contrahechos no te asusten
que te azucen
a crear el caos entre mis sábanas
plácidas,
ácidas,
envenenadas con mi descanso.
 
Muérdeme, arráncame la piel a tiras
no dejes que me duerma.
Abre la boca bien grande
y meriéndate mis sueños,
sueña -despierto-
con las tripas de mis ilusiones en las tuyas,
devoradas
chúpate los dedos y tócame después,
no me pierdas ni un instante,
átame a la vida,
quiéreme.

sábado, 10 de agosto de 2013

Sweet wounds.

 

Qué dolor tan dulce me dejas,
una pena tan grande y tan almibarada que me satura
la cabeza, el corazón y las arterias.

¿Qué querías?
¿Qué esperabas de este cuerpo y de esta piel baldía?
Si a penas me encuentro a mí
si no hay luces encendidas.

Qué dulce este dolor, que me recuerda que estoy viva.
Este despertar de la vida que calla, 
zigzagueando entre complejos, miedos y angustias,
que batalla
esquivando enemigos,
esquivando amigos,
esquivando el decir que no.

El cañón frío de tus decisiones, posado sobre mis labios
me sabe a miel.
Sólo dispara, y conviérteme en lo que quieres.

viernes, 26 de julio de 2013

Canta y no llores.

 

Sonríe con todas tus fuerzas
libera tus endorfinas a la atmósfera
canta
canta y no llores
persevera.
Depura tu sangre
llena de tropezones de besos y despedidas.
Salta, amanece como el sol
pero veinticuatro horas al día.
Come, duerme, trabaja, estudia,
sueña despierto con mañanas de alegrías
que ya en un hueco olvidado, empaquetado
en tu cabeza o tu corazón
reposará el cadáver de lo que un día fuimos.

viernes, 19 de abril de 2013

Soy yo.


 

Tú eres mi inspiración, pero solo escribo cuando te vas.
¡Paradójico aunque real!
Tanta murria embarrando el corazón, cuando no estás,
tanta fiesta y en mí es domingo 
como un robot, tanto vivir sin vivir,
que a veces creo que vivo para ti.
Sus consejos me han quitado el derecho a estar triste,
el derecho a no reír,
el derecho a sentir.
Y ya no sé si vivo para mí. 

¿Quién soy, a qué he venido?
Me pregunto por el camino,
mientras ando sola,
si no vienes conmigo.

Y con tantas vueltas, tanto ir y venir
Tú me has perdido y yo me he encontrado.
~~~





domingo, 3 de marzo de 2013

Alice.

 
 
Alicia cayó por el agujero hasta un lugar de ensueño.
Como caen enteras las gotas de lluvia y se destrozan contra el asfalto,
como el hálito que es cálido hasta que se topa con el frío,
como el estío
que de repente ve llegar noviembre.

A pesar de la sorpresa, Alicia abrazó la locura, los sinsentidos, los consejos disparatados, se casó con aquella vida que tanto le costó creer.
Como los besos sin previo aviso,
como un calambur de sentimientos
que pasa desapercibido.

Pero Alicia volvió al final, al mundo real.
Como hay razones que no entienden de corazones,
como hay descuidos que, de tan precisos, son regalos
como dardos de hiel al alma
como llaves y cerraduras que no encajan,
como tú y yo.

Y Alicia se echó a llorar, años después
abrazada al tronco del árbol. [...]

viernes, 15 de febrero de 2013

:)

Deja que lo correcto sea aquello que te haga feliz. Aunque sea solo hoy.
Regálatelo, te lo mereces. Te lo mereces por callar tanto, te lo mereces por gritar sin que nadie te escuche, te lo mereces por llevar tanto peso a la espalda, te lo mereces por tragarte tus expectativas tantas veces, te lo mereces por esforzarte para sorprender a los demás y por sonreír cuando los demás no se han esforzado para sorprenderte a ti.
Mándalo todo a la mierda, ¿qué puedes perder? Si quienes te importaron un día, hoy te ponen la soga al cuello. ¿Qué puedes perder? Este hoy, esta oportunidad, esta llave. Quiérete.

miércoles, 6 de febrero de 2013

I love your blood.


(...)

Huelo tu sangre cuando estoy a tu lado.
Baila en tus venas con prisa, con más prisa cuando estoy yo.
Pero esta vez, correr no salvará.
No me mires, que me lees. 
No me mires a los ojos.
Escuchas mis pasos tras de ti,
yo escucho tu corazón latir deprisa.
Bum, bum, tu corazón.
Clap, clap, tacones finos.
Y cuando paso por tu lado, bajas la cabeza,
y yo escucho tu pensamiento hablar mal de mí,
¿por qué hacer algo así?
y te vuelves, disimulando, para mirarme por última vez,
como quien se admira ante el espejo antes de cortarse las venas.
Tus venas,
las que te llevas contigo a donde quiera que vas,
un ramo de ellas preferiría
antes que esas flores que se marchitan, 
sin estar jamás dentro de mí. 
Cuando crees que estás solo,
estoy.
Cuando crees que nadie te ve,
estoy.
Y a mí me gustas así.
Y por la noche en la copa de un árbol, enroscada como un reptil
te observo, a través de las cortinas, vivir.
Tu vida me hace salivar. Tu vida es... es mi vida.
¿Por qué no haces algo por mí?
 ...


lunes, 21 de enero de 2013

Méfiance.

                               

Desconfío,
de los puntos suspensivos que trae cada «hasta luego»,
del trasiego de los besos derramados en mi piel
de tus manos abiertas
de tus ojos huidizos
de tu hiel.

Del calibre cambiante de tus abrazos,
de los sentimientos subyacentes
que callas por no herir.
Del calor efímero,
del perenne frío,
hasta de tus verdades
Desconfío.